martes, 20 de julio de 2010

¡¡ CONTAMINACION EN NUESTRO HOGAR !!


Vivimos preocupados por las emisiones de fábricas lejanas, y perdemos de vista a un enemigo más cercano: los contaminantes domésticos.

En nuestros hogares respiramos muchas partículas que son transportadas por el aire exterior y que llegan al interior de nuestras casas por medio de ventanas, puertas y sistemas de calefacción. En otras ocasiones se trata de agentes liberados dentro del propio hogar.

Estas partículas procedentes de los contaminantes tóxicos pueden provocar enfermedades graves. De hecho, se han aportado cifras sobre el aumento que han sufrido los índices de enfermedades inmunológicas como el asma o las alergias, así como el incremento en las cifras de enfermos de cáncer (debido a la exposición a diversos contaminantes de consumo habitual), relacionados estos datos con la presencia diaria de contaminación en el entorno cotidiano.

Algunos de estos contaminantes que usamos habitualmente, son entre otros: el humo de tabaco, de madera o leña, los perfumes, algunas pinturas, los sprays para pelo, o cualquier olor o humo. También debe añadirse a la lista alérgenos tales como ácaros del polvo, polen, mohos, contaminación y partículas de animales en forma de hojaldres (cascarillas muy pequeñas que se desprenden del pelo, plumas y piel) que producen las mascotas.


Existen muchos productos de limpieza con una composición química tóxica, de uso cotidiano y que producen contaminaciones ambientales (y en especial el agua), siendo provocadores también de alergias.


Se recomienda para evitar la contaminación de la atmósfera interior de los hogares y a la vez una mejora para la salud evitando unas posibles intoxicaciones:

- Reducir el uso de insecticidas.

- Usar protección a la hora de fumigar.

- Identificar los productos químicos utilizados.

- Obtener información sobre los peligros que entrañan los productos.

- Evitar la exposición, aislando el producto cuando es altamente tóxico.

- Ventilación adecuada

Las plantas que tenemos en nuestras casas, también se han mostrado capaces de engullir un amplio espectro de contaminantes, desde el benceno que desprende el humo de tabaco, al formaldehído de los limpiadores domésticos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada